Categories
gastronomia

La tradición arrocera en España

El arroz es uno de los ingredientes más utilizados en nuestra cocina. La paella es uno de los platos emblemáticos de la gastronomía española, pero sobre todo de la gastronomía valenciana. En este post vamos a indagar más en la tradición arrocera en España.

 

La tradición arrocera en España, ¿de dónde viene? Origen histórico

El origen del arroz cuenta con varias versiones, pero se tiene constancia de que su cultivo se inició en Asia, sobre todo en la India y China hace unos 7.000 años.

 

En España, para conocer la historia de la tradición arrocera hay que remontarse a la época musulmana. El pueblo árabe aprovechaba este cereal para darle utilidad a las zonas con aguas pantanosas, esta actividad permitía sanear las aguas y mejoraba la calidad de vida de los habitantes de la zona. La región de la Comunidad Valenciana fue donde comenzó el cultivo del arroz.

 

El arroz comenzó a cobrar protagonismo alrededor del siglo XVIII, para como hemos nombrado, sacar partido a la humedad que se aglutina en las zonas de marismas.

 

En España se llegan a consumir 7 kilos de arroz por persona al año. Para satisfacer esta demanda se producen y se cosechan hasta 700 mil toneladas de arroz.

 

Aragón y la Comunidad Valenciana son las zonas con mayor producción de arroz en España.

El origen de la paella

 

La paella toma su nombre del recipiente donde se cocina, una sartén sin mangos, sin asas y no muy alta. 

 

Los orígenes de este plato se sitúan en la Albufera de Valencia, donde se comenzó a cocinar la paella para que los campesinos de la zona no pasaran necesidades alimentarias. A partir del siglo XIX, la paella valenciana saltó de los campos a las casas de comidas y restaurantes de la playa.

 

Se considera un plato que constituye una unión fundamental en la gastronomía valenciana. Su proceso de elaboración, su preparación y su degustación hacen de ella todo un fenómeno social.

En el siglo XX, este plato se expande por las grandes ciudades de España, convirtiéndose en un emblema gracias al auge turístico de los años sesenta.

 

La paella es un signo de festividad y cohesión, es costumbre prepararlo rodeado de familia y amigos, involucrando a los comensales en su preparación, todo ello dentro de un marco festivo, gracias a ello, se ha convertido en un símbolo identificativo del pueblo valenciano.

Los imprescindibles de la paella, ¿qué debe tener una paella para considerarse como tal?

 

La paella o paella valenciana es uno de los platos más representativos de la gastronomía española. No es un plato difícil de hacer, pero sí tiene sus trucos y peculiaridades.

 

A continuación, vamos a ver qué es imprescindible para realizar una buena paella, de acuerdo a la tradición:

 

  • La mejor paella o paellera para realizar este plato son las de acero pulido, ya que proporciona un sabor más intenso y se consigue un mejor socarrat (ese arroz que se tuesta un poco más por quedarse en la base de la paellera).

 

  • El tamaño adecuado de la paella debe ser grande y según para cuantos comensales van a ser. Una buena paella valenciana debe tener como mucho un grosor de un dedo, por lo tanto, el recipiente debe ser grande.

 

  • La elección del arroz. El arroz para la paella debe ser de grano medio y de aspecto perlado. El tamaño de los granos debe ser homogéneo y todos deben ser de la misma variedad, sin mezclas. El arroz Bomba no es la mejor opción para hacer las paellas, aunque tiene aspectos positivos, las mejores variedades para realizar una buena paella son la variedad Senia y la variedad Albufera. 

 

  • La proporción del agua utilizada para realizar la paella debe ser una medida de arroz por dos de agua, aunque dependerá del tipo de arroz que se use.

 

Ingredientes típicos de la paella y el preciado socarrat

 

La paella para considerarse paella valenciana debe tener 10 ingredientes esenciales, si no será un “arroz con cosas”.

 

Una buena paella valenciana debe llevar arroz, por supuesto; y agua, aceite de oliva, sal, azafrán, tomate, judía verde plana, garrofó, pollo y conejo.

 

Además, debe contar con el tan preciado socarrat. El socarrat son los granos de arroz del fondo y bordes de la paella que se han caramelizado, los cuales tienen un sabor y una textura muy especial. Este se forma una vez se ha consumido todo el caldo de la paella y comienza a caramelizar los azúcares disueltos en el caldo.

 

Eso sí, hay que tener mucho cuidado, ya que entre un buen socarrat y un arroz quemado, hay solo unos segundos de distancia. 

 

Un buen truco para conseguir el auténtico socarrar está en afinar el oído y el olfato, cuando se escuche el chisporroteo y comience a notar un sutil aroma a tostado, será que se está formando el socarrat, escucharlo durante un minuto y apagar. Así conseguirás una paella de diez.

 

Para conseguir un buen arroz es imprescindible conocer un poco de cocina, además de algunos trucos, en Mandilea podemos enseñarte cómo preparar un arroz o una paella increíble para impresionar a tus invitados, en nuestros cursos de cocina a medida.

 

X